Nacida en la turbulenta década de los 70, lectora empedernida y docente de locos lindos (estudiantes de artes escénicas). Convencida de que no hay realidad sin magia, celebra cada final del día con una copa de vino en la mano, persuadida de que las aves que amanecen cantando en su balcón, salpican el aire con chispas multicolores, portadoras de todo lo surrealista que puebla la Tierra.

Liliana García

 

El Jurado

acerca de "En marcha"

 

Un texto ágil que logra construir personajes y espacios convincentes dentro de la brevedad del cuento. Es original y conmovedor, especialmente el final. Buen uso del lenguaje".

 

Mike Wilson