Testimonios

 

Algunos de los integrantes del comité de lectura han dicho sobre

su experiencia como lectores para el Premio:

 

 

"Una planilla de Excel que cuenta una crisis de pareja. Un videojuego que narra una conspiración política. Un cuento costumbrista que describe una cacería y provoca la misma fascinación de las primeras lecturas en el tránsito de la niñez a la adolescencia. Evaluar los cuentos para Itaú fue una tarea tan ardua como grata, plagada de sorpresas impensadas y hallazgos tan clásicos como bien construidos. Al aceptar no preví las constancias y tráficos entre ambos mundos, entre los distintos tiempos que siguen coexistiendo en las letras. Agradezco profundamente la oportunidad de haber podido mirar qué se escribe hoy, ya, en este momento. Para quienes nos deslizamos hacia la academia y el ensayo, siempre entusiasma volver a entrever los motivos por los que uno se sentó a leer y nunca paró. "

 

Agustín Berti

Argentina

 

------------------------------------

 

Mientras leía estos cuentos me encontraba viviendo fuera de mi país, alojando en la casa de un periodista inglés leninista y posmarxista cuya biblioteca, así como la lengua en la cual fueron publicados los libros que ahí encontré, no cuesta mucho trabajo imaginar. Durante cosa de un mes, la única literatura en castellano que leí con cuidado fue la que encontré entre los cuentos que me tocó evaluar para este concurso. La experiencia fue instructiva: aprendí que en LatAm todavía hay tantos borgeanos como bolañistas, y que ingenieros civiles y maestros de escuela pueden ser estilistas tan meticulosos como lo son muchos programadores y diseñadores que se toman en serio el oficio de la escritura; entendí que el arrojo literario involucra tantas formas de tropezarse con aciertos narrativos, tantas obsesiones y vicios estéticos a la vez; reconocí que el castellano no es solo mi lengua, sino una comunidad a la cual se puede pertenecer estando incluso muy lejos de casa. Por supuesto, hubo cuentos buenos y malos; los hubo excelentes y también flojos. La experiencia con estos cuentos, felizmente para mi sorpresa, fue toda una experiencia."

 

Matías Correa

Chile

-------------------------------------

 

"Mi experiencia como integrante del comité evaluador del concurso de cuento digital organizado por la Fundación ITAÚ fue muy gratificante. Disfruté mucho leyendo los cuentos, y creo que muchos de ellos eran de gran calidad. En especial, me gustaría destacar los cuentos propiamente digitales, es decir, aquellos pensados para ser leídos en la pantalla de un computador, algunos de los cuales realmente aprovechaban las cualidades y potencialidades de este medio.Considero que la existencia de instancias como ésta es muy importante para el fomento de la experimentación literaria con las tecnologías digitales, las cuales abren un espacio enorme para la creatividad. Ojalá más escritores y escritoras se atrevan a crear en este formato en el futuro y que participen de este concurso."

 

Carolina Gainza

Chile

 

------------------------------------------

 

"Ser parte de un comité de lectura es, desde el comienzo, una gran responsabilidad. Hay que enfrentarse a decenas de voces muy diferentes y tratar de congeniar sus sensibilidades con la mía. Que juro que la tengo, aunque a veces me cueste encontrarla. Por supuesto que la experiencia fue gratificante, no solamente por el encuentro con los textos que más disfruté, sino por la pequeña comunidad que se formó desde la organización. Ronda tras ronda, fue lindo sentirse parte del concurso."

Ignacio Alcuri

Uruguay

 

----------------------------------------

 

"Si bien en otras oportunidades fui jurado de selección de concursos de cuentos, haber ejercido esta función en el concurso de Itaú Digital constituyó un nuevo desafío para mí y un aprendizaje para todos. Una tarea diferente de las habituales para un jurado fue la de incluir comentarios críticos a cada cuento. Esto nos compromete mucho más que cuando simplemente seleccionamos y/o descartamos textos. Obviamente, nos toma más tiempo y dedicación. Pero también si se hace con compromiso y responsabilidad, es algo muy beneficioso para los participantes. Y para los jurados, una satisfacción más por la posibilidad de hacer un aporte a quienes están comenzando una actividad creativa. Es otro modo de compartir experiencias. Para mí fue muy valioso y nutritivo el hecho de que el concurso involucrara distintos países. Disfruté mucho de leer historias con ambientes diversos, con personajes que hablaban con acentos y modismos propios de cada lugar. A través de los buenos relatos, podemos viajar y sumergirnos en mundos nuevos, reales o imaginarios. Su lectura nos nutre, nos enriquece, nos hace más felices. Por eso creo que este tipo de concursos entre países hermanos son muy estimulantes y contribuyen a conocernos y a respetarnos mutuamente."

 

Cristina I. Fangmann

Argentina

 

--------------------------------------------

 

"No fue mi primera experiencia como jurado en un concurso literario: ya había trabajado para distinguir cuentos y poemas con diferentes consignas y temáticas. Participar en este tipo de actividad, en mi caso llegando desde la práctica académica, siempre parece sencillo de antemano. Casi sin pensarlo, uno dice "sí". No sé si es una obligación autoimpuesta o un vicio profesional, o una forma de militancia cultural. Ahora bien: cuando comienzan a correr los plazos, y los textos parecieran multiplicarse..! Hay rachas de decisiones fáciles: los escritos llenos de emociones y de vicios, los cuentos que replican fórmulas gastadas, los relatos plenos de ilusión pero sin oficio. Y hay momentos de dificultad: textos buenos, muy buenos, excelentes, que me desafían como actor del medio literario: ¿qué hay que premiar? ¿Una escritura consolidada, correcta, precisa, o un mundo por venir, un brote de genialidad? En este caso, la apuesta a la experimentación y los escritores emergentes facilitaron por momentos la tarea, pero en la segunda etapa, cuando ya estaba separado lo mejor, volvió la dificultad. Cómo decir que no a escritos que nos sorprenden de autores que admiramos de manera instantánea. Aunque siempre soy invitado como "docente de", hay una parte de mí, la del editor, la que se despliega y se nutre en los concursos. Quién no se ha imaginado leer, cual Adán literario, los primeros textos de un gran escritor en ciernes. ¡Y qué sensación grata la de vislumbrar la literatura que viene! No puedo saber todavía si alguno de los maravillosos textos que he leído para el Premio Itaú 2015 será parte de una carrera literaria prestigiosa o reconocida. Pero sí puedo quedarme tranquilo: a pesar de todo, se escribe, mucho, y bien."


Tomás Vera Barros

Argentina

 

---------------------------------------------------

 

"Una invitación a leer es siempre una buena invitación. Que sea en el marco de un comité de lectura como el de este concurso, implica además una experiencia muy enriquecedora porque permite acceder a un panorama de producciones literarias de los países de toda la región, así como, en algunos casos, a sus preocupaciones estéticas. Valoro la sugerencia de dejar comentarios para todos los participantes, como ejercicio para nosotros y porque eso colabora con su formación como escritores: que un concurso ofrezca el plus de una mirada ajena sobre la obra es un aporte muy valioso cuando uno emprende el oficio de la escritura. Agradezco mucho esta invitación, y espero poder participar de las próximas ediciones, que el concurso reciba cada vez más expresiones de distintos países y pueda ampliarse la convocatoria hacia otros géneros. "

 

Anahí Ré

Argentina

 

---------------------------------------------------

 

"En principio agradezco la invitación a formar parte del jurado de selección del permio Itaú.  El equipo de la fundación desarrolló un clima de trabajo agradable, respondiendo a las consultas de manera detallada y veloz.La tarea me resultó muy interesante, pensar la literatura y sus posibilidades, siempre en expansión, enriquecen mi labor como escritora. Los lapsos estipulados para cada una de las instancias de lectura me parecieron muy atinados. Me gustaría destacar la singularidad de la plataforma virtual que se montó para el concurso ya que aportó dinamismo y fluidez al proceso de selección. Me llamó poderosamente la atención el hecho de pensar en la virtualidad de un cuento, en lo susceptible del género a ser reelaborado. La consigna del concurso presentó la  suficiente apertura como para recibir obras diametralmente dispares en su contenido y formato. Envío mis felicitaciones por la celebración de la premiación y brindo por futuros concursos."

 

Luciana Caamaño

Argentina